Dieta vegana

La dieta vegana se ha popularizado exponencialmente en los últimos años como una alternativa al régimen vegetariano estricto que abarca muchas más áreas además de la alimentación, pues los veganos además de no consumir ningún tipo de producto animal, tampoco lo utilizan en su vida diaria sustituyéndolos por alternativas ecológicas y respetuosas con el medio ambiente.

Dieta vegana

Principios de la dieta vegana

Los principios de la dieta vegana se fundamentan principalmente en ser más respetuosos con el medio ambiente y en solidaridad con los animales que se encuentran sometidos a la explotación indiscriminada por la industria de la alimentación.

Muchas personas han visto en la dieta vegana una forma rápida y efectiva de perder peso, aunque ese no es el motor principal de esta dieta, más bien podría considerarse un efecto colateral porque la dieta vegana también favorece la desintoxicación del organismo al incrementar el aporte de frutas y verduras.

Fundamentos de la dieta vegana

La dieta vegana tiene su propia pirámide alimenticia sustentada en seis grupos principales de alimentos que incluyen cereales, frutas, frutos secos, hortalizas y ácidos grasos, estos últimos provienen de fuentes saludables vegetales como nueces y semillas, además de aceites orgánicos provenientes de vegetales como aguacate o aceite de coco, ampliamente utilizados en el veganismo.

Calcio

El calcio igualmente es provisto a través de fuentes vegetales como frutos secos y leches de origen vegetal como leche de coco, de almendras, de soja, de arroz, etc. Estas leches son más fáciles de digerir porque no contienen lactosa y resultan más ligeras para el organismo aprovechándose mejor su aporte nutricional.

Hierro

El hierro es comúnmente uno de los puntos más controvertidos de la dieta vegana porque el hierro proveniente de fuentes vegetales no se absorve tan bien como el hierro hemo o proveniente de origen animal, pero a través de medidas de refuerzo como el incremento de vitamina C durante las comidas o incluso la suplementación temporal, puede prevenir estados carenciales de este mineral.

Vitamina B12

Junto con el hierro la vitamina B12 es punto de discusión entre los seguidores y no seguidores de la dieta vegana, pues son muy pocos alimentos los que contienen cantidades apreciables de esta vitamina esencial para desempeñar numerosas funciones en el cuerpo humano y todas las fuentes son de origen animal. Tan sólo las algas pueden cubrir el mínimo aporte necesario, pero por su elevado contenido en yodo no es recomendable tomarlas a diario, por lo que en muchos casos, la suplementación es el camino más fácil.

Vitamina D

La vitamina D junto con la vitamina B12 sólo se concentra en un grupo muy reducidos de alimentos del reino vegetal, pero a diferencia de la vitamina B12 en la que suele requerirse suplementación adicional, con la vitamina D, no es necesario recurrir a la suplementación siempre y cuando se resida en un lugar en el que se puede exponer directamente a la luz del sol para obtener el mínimo diario recomendado de 200UE. En caso contrario, la suplementación con vitamina D puede estar indicada.

Proteínas

Otro punto controvertido de la dieta vegana son las fuentes proteínicas suministradas, pues aunque en el reino vegetal existen muchos alimentos con altos valores de proteínas, éstas no contienen aminoácidos biocompatibles como las procedentes de fuentes animales y algunos nutricionistas apuntan a que podría incurrir al déficit.

Para evitar deficiencias nutricionales en la dieta vegana lo más factible es elaborar el régimen minuciosamente procurarndo incluir todos los grupos de alimentos.