Dieta hipoglucémica

La dieta hipoglucémica está especialmente desarrollada para diabéticos porque su enfoque está centrado en controlar los niveles de azúcar en el organismo y prevenir las subidas que pueden resultar muy perjudiciales para las personas insulinodependientes.

Dieta hipoglucémica

Las personas prediabéticas y las que tienen el azúcar alto también pueden beneficiarse de esta dieta, al mismo tiempo que controlar su peso, un programa alimenticio altamente efectivo si se combina con una buena rutina de ejercicios, pues la actividad física también ayuda a controlar el exceso de azúcar.

¿En qué consiste la dieta hipoglucémica?

El objetivo principal de la dieta hipoglucémica es controlar los niveles de azúcar. Esto no sólo resulta útil para las personas que tienen diabetes, sino que también resulta ampliamente efectivo para personas que pretenden controlar su peso, pues se han establecido muchas relaciones con el alto índice glucemico y el almacenamiento de grasa concluyendo que mantener los niveles estables de glucosa resulta fundamental para que el peso se mantenga equilibrado.

Esta dieta también puede ayudar a las personas con hipoglucemia, una condición médica en la que los niveles de glucosa se mantienen por debajo de lo normal. Esta condición puede ser transitoria, como por ejemplo, la hipoglucemia del ayuno, o puede ser el resultado de otra condición subyacente como la diabetes y al igual que el exceso de azúcar, también produce reacciones adversas desagradables como mareos, debilidad, irritabilidad, dolor abdominal etc.

Fundamentos de la dieta hipoglucémica

Para mantener estables los niveles de glucosa, el itinerario de comidas en la dieta hipoglucémica se reparte en seis tomas principales de seis pequeñas comidas para evitar los picos. Es importante comer siempre a la misma hora y mantener el espaciado entre comidas.

Alimentos prohibidos en la dieta hipoglucémica

Por la naturaleza de la dieta todos los alimentos de azúcares complejos o de absorción rápida deben ser limitados al máximo, aunque lo ideal es excluirlos directamente. En este grupo estarían arroz blanco, pan blanco, harinas blancas, azúcar, jarabe de glucosa, bollería etc.

Hidratos de Carbono ¿Sí o no?

Una de las principales cuestiones sobre la dieta hipoglucémica es si se deben mantener los hidratos de carbono y aunque existe controversia entre algunos expertos, la respuesta sería sí. No obstante, los hidratos de carbono a mantener en la dieta deberían ser únicamente de asimilación lenta para producir energía de liberación prolongada sin los consecuentes picos de insulina que se producen en los hidratos simples. Los hidratos que componen este grupo serían vegetales frescos, frutas, verduras, cereales y legumbres.

La fruta entera con su pulpa siempre será más recomendable que los zumos de frutas, porque cuanta más fibra se añada a la porción, más lentamente se liberarán los hidratos de carbono, además de facilitar el tránsito intestinal e incrementar la sensación de saciedad que favorece una menor ingesta de alimentos.

Evitar productos procesados

Como toda dieta saludable, la dieta hipoglucémica debería evitar en la medida de lo posible todos los alimentos altamente procesados como embutidos, café, gaseosas, fritos entre otros, además de los azúcares simples expuestos anteriormente, pues todos estos productos, independientemente de su índice glucémico sólo aportan calorías vacías sin ningún valor nutricional que inciden en el aumento de peso causando estragos en el organismo por los componentes tóxicos que contienen.

Alimentos permitidos en la dieta hipoglucémica

Los alimentos permitidos en la dieta hipoglucémica son grasas saludables como aceite de oliva, de coco, de aguacate, frutos secos, todas las leches vegetales naturales, carnes magras, carnes blancas, pescados, huevos, mantequilla, productos lácteos desgrasados, además de los hidratos de carbono de absorción lenta anteriormente descritos.

Para elaborar los menús de la dieta hipoglucémica se pueden combinar varios tipos de alimentos en cada una de las raciones para obtener todos los nutrientes que se necesitan en una comida y controlar el índice glucémico de cada porción.