Dieta hiperproteínica

La dieta hiperproteínica abarca muchas modalidades diferentes de regímenes alimenticios basados en la reducción de los hidratos de carbono. Las modalidades más permisivas reducen el aporte de hidratos en la dieta, mientras que las más restrictivas lo eliminan por completo.

Dieta hiperproteínica

¿En qué consiste la dieta hiperproteínica?

La dieta hiperproteínica se basa en la aceleración metabólica mediante la reducción o supresión de los hidratos de carbono, pues al privar al cuerpo de su principal fuente de energía es obligado a quemar las reservas energéticas depositadas en el tejido adiposo, por lo que se produce la consiguiente pérdida de peso.

Alimentos prohibidos en la dieta hiperproteínica

Los alimentos prohibidos en la dieta hiperproteínica son todos los hidratos de carbono, en especial aquellos de metabolización rápida como azúcar, pan, pastas, harinas blancas etc.

Los hidratos permitidos en la dieta hiperproteínica son los que provienen de fuentes vegetales, especialmente de verduras, prefiriendo siempre las verduras de hoja verde por su poder saciante y desintoxicante. Los hidratos que provienen de la fruta deberán de limitarse en consecuencia.

Alimentos recomendados en la dieta hiperproteínica

Los alimentos permitidos en esta dieta son todos aquellos que tienen un alto contenido proteico y bajo porcentaje de grasas, prefiriendo especialmente la carne de pollo, pescado y jamón, los cuales pueden tomarse tantas veces al día como se tenga hambre y el la proporción adecuada hasta quedar satisfechos.

La forma de cocción de los alimentos también es importantes para obtener mejores resultados con la dieta, pues se debe procurar siempre evitar añadir porciones de grasa innecesarias a la comida, por lo que la cocina a la plancha o al vapor siempre serán las mejores opciones respecto a otros sistemas como la fritura o el rebozado.

Consejos para la dieta hiperprotéica

La dieta hiperproteínica es muy efectiva para adelgazar, pero tiene una serie de contraindicaciones médicas que es conveniente evaluar con un profesional de la salud como por ejemplo, es un tipo de régimen contraindicado para las personas que padezcan alguna patología del riñón.

Al ser una dieta hiperprotéica está especialmente diseñada para incrementar la masa muscular, por lo que para obtener el mejor rendimiento de esta dieta, es recomendable complementarla con un buen programa de ejercicios de musculación.

Otra recomendación básica para acompañar la dieta hiperprotéica es beber abundante líquido para ayudar al riñón a depurar las toxinas derivadas de la cetogénesis o proceso de combustión de grasas y en este punto, el agua es la mejor opción, pues las bebidas carbonatadas están totalmente contraindicadas en este tipo de dieta y los zumos de frutas pese a ser beneficiosos para la salud, también estarían limitados por su aporte de hidratos de carbono, especialmente en aquellas dietas más restrictivas.