Dieta del grupo sanguíneo

La dieta de D’Adamo también conocida como la dieta del grupo sanguíneo propone un régimen alimenticio basado en alimentos recomendados en función del tipo de sangre 0, A, B y AB, permitiendo  ciertos alimentos que se consideran no dañinos por no reaccionar negativamente con el sistema inmunitario y restringiendo otros cuya reacción bioquímica producida tras la ingesta se considera perjudicial para la salud.

 

Fundamentos de la dieta del grupo sanguíneo

Una cosa que debemos de tener en cuenta a la hora de plantearnos seguir la dieta de D’Adamo o del grupo sanguíneo es que a día de hoy no existe un respaldo científico que compruebe la evidencia. Lo cual ha sido reconocido por D’Adamo en varias ocasiones y por lo tanto esta dieta se basa en la investigación sobre la propensión de los distintos grupos sanguíneos al desarrollo de ciertas enfermedades y afecciones.

Las recomendaciones y prohibiciones de los alimentos se basan en la reacción de los antígenos incluidos en la sangre a determinados componentes de los alimentos y siguiendo esta premisa, D’Adamo apunta a que cada grupo sanguíneo reacciona de diferente forma a determinados grupos de alimentos y sus lectinas.

Las lectinas son proteínas que se encuentran en los alimentos y tienen una influencia directa sobre la composición de la sangre y el tracto digestivo pudiendo unirse a otras células y causar reacciones bioquímicas adversas e interrupciones hormonales.

La investigación científica ha apuntado que las lectinas reaccionan con todos los tipos de sangre. No obstante, no existen hallazgos concluyentes sobre su influencia beneficiosa o perjudicial mediante la dieta.

Dieta del grupo 0

La investigación sobre la predisposición y desarrollo de enfermedades en el grupo 0 apunta a que tanto el grupo positivo como en negativo tendrían una menor predisposición a los infartos y accidentes cardiovasculares, presentando una mayor incidencia a las úlceras pépticas y otros problemas estomacales. Esto podría deberse a que se ha detectado una mayor cantidad de ácido clorhídrico en el estómago respecto a otros grupos.

La dieta del grupo sanguíneo 0 se basaría principalmente en alimentos de alto valor proteico como el pollo, pescado y carne magra. Las verduras y las frutas de bajo nivel glucémico estarían permitidas y aunque en un principio se desaconsejarían los lácteos, podrían tomarse ocasionalmente.

A grandes rasgos la dieta recomendada para el grupo 0 podría equipararse al de una dieta cetogénica rica en proteínas y grasas y baja en carbohidratos, pues según el creador de la dieta del grupo sanguíneo el organismo de estas personas estarían mejor adaptado para descomponer las proteínas y el colesterol que componen los productos cárnicos por lo que compondrían la base de su pirámide alimenticia.

Para el grupo 0 se recomiendan principalmente los ejercicios aeróbicos intensos como correr, trotar, ir en bicicleta etcétera.

Dieta del grupo sanguíneo A

La dieta del grupo A es la que más se acercaría al vegetarianismo y veganismo, pues según D’Adamo este grupo podría digerir mejor los carbohidratos y presentar mayor dificultad para la metabolización de proteínas y grasas animales por presentar la concentración de ácido estomacal más baja en comparación con otros grupos.

Los alimentos principalmente recomendados para este grupo sanguíneo serían vegetales, frutas, legumbres y granos sin gluten. El porcentaje de grasa necesario para su dieta se recomienda obtenerlo principalmente de fuentes vegetales como el aceite de oliva, de aguacate o de coco, además de las nueces y semillas, las cuales están todas permitidas.

Una cosa que tenemos que tener en cuenta a la hora de abordar esta dieta para el grupo sanguíneo A es que paradójicamente este grupo parece presentar una mayor sensibilidad a los pesticidas, por lo que de seguir este régimen lo ideal sería qué es la mayor parte de productos vegetales consumidos sean de origen orgánico.

La actividad física principalmente recomendada para este grupo incluiría ejercicios calmantes como el yoga, el Tai Chi o simplemente caminar.

El gluten está especialmente contraindicado para este grupo y por lo tanto deberían evitarse el trigo y todos los alimentos que contengan este ingrediente como la cebada o el centeno.

Dieta del grupo sanguíneo B

Según D’Adamo el grupo sanguíneo B tendría mayor tolerancia a una mayor cantidad de alimentos diferentes y por ello recomienda principalmente un régimen alimenticio variado que se base en el cálculo de macronutrientes.

La dieta del grupo B tendría muchas similitudes con la dieta paleo incluyendo principalmente carnes magras, frutas y verduras. Los lácteos podrían tomarse ocasionalmente siempre y cuando fuesen bien digeridos.

Entre los alimentos a evitar se encontrarían todos los que lleven gluten en su composición, además del maíz, las lentejas, cacahuetes etcétera.

Los ejercicios estimulantes y la actividad física vigorosa también estarían recomendado en este grupo.

Dieta del grupo sanguíneo AB

D’Adamo apunta en su libro de la dieta del grupo sanguíneo que el grupo AB sería el más nuevo resultado de la evolución y por lo tanto mejor adaptado a las variaciones dietéticas introducidas mediante la aparición de los grupos.

La dieta para el grupo AB no se basa tanto en las restricciones alimenticias cómo en la limitación inteligente para una mejor combinación de todos los grupos de nutrientes. La principal recomendación para el grupo AB sería una dieta combinada con los alimentos recomendados para el tipo A y para el tipo B. Esta sería la opción más completa porque admite muchos alimentos vegetales y fibra sin excluir los lácteos, las proteínas ni grasas animales.

En cuanto a las limitaciones recomendadas se aconseja disminuir el consumo de carnes rojas, así como granos y semillas que causan indigestión. En su defecto se aconseja incrementar el consumo de pescados y mariscos en el reemplazo de nutrientes provenientes de fuentes cárnicas.

¿Es eficaz la dieta del grupo sanguíneo para la pérdida de peso?

Aunque la dieta del grupo sanguíneo se ha popularizado en los últimos años como un régimen alimenticio saludable no existen evidencias científicas asociadas a la pérdida de peso, aunque esto se ha reportado comúnmente por las personas que la llevaron a cabo.

La pérdida de peso asociada a la dieta del grupo sanguíneo puede producirse por las restricciones alimentarias que conlleva cada grupo. No obstante, cualquier dieta que recomiende evitar la comida chatarra y proporcione un correcto aporte de nutrientes mediante fuentes naturales tendrá éxito en la mayor parte de personas que la prueben independientemente de su grupo sanguíneo.

Para quién se recomienda la dieta del grupo sanguíneo

La dieta del grupo sanguíneo se recomendaría a cualquier persona que desee estudiar sus susceptibilidades alimentarias. Pues como apuntamos anteriormente no existe una evidente conclusión científica acerca de cómo la exposición o restricción a determinados alimentos influye en el metabolismo de manera diferente para cada tipo de sangre.

Está dieta no sería recomendable en un principio para personas no aptas para dietas restrictivas, pues si los alimentos  restringidos no coinciden con las preferencias alimentarias podría resultar muy difícil de seguir.

Por otro lado, la dieta del grupo sanguíneo tampoco sería recomendable para ciertas condiciones de salud. Como por ejemplo la diabetes, el colesterol, la hipertensión y la enfermedad cardíaca que está entrarían en contraposición directa con las recomendaciones y algunos grupos. Como por ejemplo, la diabetes y el grupo A con una dieta rica en carbohidratos o la hipercolesterolemia y el grupo 0 con una dieta rica en grasas y proteínas animales.

 

Deja un comentario