Dieta antipurinas

La dieta antipurinas está desarrollada especialmente para evitar y controlar la hiperuricemia. La hiperuricemia es la concentración de ácido úrico en sangre por encima de los valores normales y su principal problema es el desarrollo de una enfermedad conocida como gota, que se caracteriza por una acumulación excesiva de ácido úrico en las articulaciones.

Dieta antipurinas

La gota es una enfermedad progresiva que produce mucho dolor en las áreas afectadas e incluso dificulta la movilidad en fases avanzadas. Su transcurso es progresivo, aunque sus síntomas iniciales pueden ser confundidos con otras patologías de las articulaciones.

Esta enfermedad afecta principalmente a hombres a partir de los treinta años de edad, aunque las mujeres también pueden verse afectadas a parir de la menopausia. Los únicos tratamientos farmacológicos paliativos para la gota son los antiflamatorios no esteroideos de venta libre AINES y la mejoría del cuadro de síntomas, así como su prevención e impedimiento de su avance está determinada por la alimentación.

Dieta antipurinas para la hiperuricemia o gota

La dieta antipurinas la para la hiperuricemia o gota, está especialmente diseñada para evitar los problemas derivados del ácido úrico, que no es más que un producto derivado de la matabolización de las purinas que contienen algunos alimentos.

La dieta antipurinas se basa principalmente en evitar y reducir al máximo los alimentos que incluyen mayor cantidad de purinas para evitar los síntomas adversos de la gota. El contenido en purinas de algunos alimentos no implican que estos no sean saludables, pues por ejemplo, el hígado de ternera tiene un alto valor nutritivo y vitaminas del grupo B, especialmente B12 en niveles más elevados que casi cualquier otro alimento, pero también posee un alto porcentaje en purinas, por lo que las personas que quieran reducir los síntomas de la hiperuricemia deberán optar por otras alternativas para obtener esos nutrientes eliminando el contenido de purinas del organismo.

Una alternativa al hígado de vaca, es utilizar el corazón del mismo animal, sus propiedades nutricionales son muy similares, incluyendo la cantidad de vitamina B12, mientras que el contenido en purinas es significativamente menor. Esta podría ser una buena alternativa para quienes estén tratando de reducir los síntomas adversos de la gota.

Alimentos restringidos en la dieta antipurinas

Los alimentos restringidos en la dieta antipurinas son principalmente los mariscos, pescados en conservas como las sardinas, el hígado y riñones en general. Estos alimentos deben evitarse en un principio y consumirse con moderación cuando los síntomas de la gota se hayan revertido.

Los regímenes alimenticios que son restrictivos con los hidratos de carbono, tales como las dietas hiperproteínicas también deberán ser evitados en su totalidad, pues estas dietas quemagrasas elevan el ácido úrico en sangre empeorando los síntomas de las personas que padecen gota.

Alimentos recomendados en la dieta antipurinas

Los alimentos recomendados en la dieta antipurinas son fundamentalmente frutas, verduras, hortalizas y legumbres.

Realizar ejercicio físico durante la dieta y mantener un peso adecuado, contribuye a disminuir la concentración de ácido úrico en la sangre y a movilizarlo de las articulaciones, reduciendo significativamente los efectos de la gota y molestias asociadas.